Warning: A non-numeric value encountered in /home/customer/www/uxbound.com/public_html/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5806

¿Se te ha venido a la mente que la web de tu empresa tiene la capacidad para ayudarte a mejorar las ventas?

Esperen un segundo, ¿la web??

¡Claro! Gracias a varios recursos del marketing, pudes darle un uso adaptado a los nuevos hábitos de consumo.

En definitiva, desarrollar y mantener un buen sitio es toda una inversión. Así que, en vez de tener un simple muestrario de productos y un repositorio de novedades institucionales, ¿por qué no otorgarle a esta herramienta una finalidad más interesante?

 

Cambiar de perspectiva

 

Hoy en día, los consumidores pasan mucho tiempo conectados y realizando extensas indagaciones antes de hacer una compra. Quieren informarse, recolectar datos, comparar características y precios, leer referencias.

Teniendo en cuenta este cambio en el comportamiento, tu web puede estar al servicio de las personas.

Ojo, no nos referimos al comercio electrónico y las tiendas virtuales (eso es otro tema). Aquí estamos hablando de introducir varios cambios en la página de tu compañía para que funcione como una poderosa plataforma de relacionamiento con potenciales clientes.

 

¿Cuál es el objetivo?

 

La propuesta es asistirlos en sus investigaciones, brindando datos útiles que los ayuden a tomar mejores decisiones de compra.

Esto implica, también, modificar la personalidad de tu empresa en la web.

Será preciso:

– Construir una fuerte presencia online en interacción con tu público.
– Ganar el respeto y la confianza de clientes a partir de información valiosa.
– Promover una relación distinta; convertirte en consejero y referente.

Te proponemos un ejercicio. Examina nuevamente los tres puntos anteriores. Luego, abre tu página y analiza si esos objetivos están reflejados, de alguna manera, en todo el contenido.

Si el resultado es positivo, ¡felicitaciones! Ya estás un paso adelante. En caso negativo, es hora de cambiar de perspectiva.

 

¿Cómo proceder?

 

1- Dejar de hablar de uno mismo

El monologo corporativo puede ser cautivador puertas adentro de la compañía (“somos los mejores, nuestro servicio es único”, etcétera). Pero la realidad es que el consumidor quiere saber cómo tu producto o servicio podrá ayudarlo a resolver determinado problema, o qué beneficio obtendrá.

Llegamos a una palabra clave: beneficios. El objetivo es concentrarse en ellos y no en las características.

Organiza una reunión con el equipo de marketing para darle un giro al contenido. Reacomoda toda la información institucional y destaca el aspecto más vendedor, pero siempre acentuando la ganancia o utilidad que conseguirá tu cliente.

Observa el ejemplo de Wrike, una herramienta para la gestión de proyectos. Inspecciona el estilo de redacción y la oferta.

wrike web redacción

2- Establecer lazos con el usuario

Una página que prioriza a la compañía y sus logros o que resalta su misión y visión en la home, no está incentivando un diálogo o ida y vuelta con su clientela.

Por otra parte, el sitio puede utilizarse para:

– Ofrecer tutoriales gratuitos.
– Brindar soporte o respuestas a dudas frecuentes.
– Distribuir encuestas o preguntas para saber la opinión de los demás.
– Obsequiar demos o pruebas sin cargo.

La idea es que la web deje de ser una vidriera institucional y se transforme en un punto de reunión o encuentro entre dos sujetos:

– Consumidor con determinada necesidad
– Empresa dispuesta a ayudar

3- Convertirse en referente

Tu cliente (potencial y actual) está ávido de información, así que la meta de la empresa es publicar artículos (u otra pieza de contenido) con el objetivo de satisfacer esa sed de conocimiento.

Las notas deben hablar sobre la industria o rubro de la compañía y focalizarse en ofrecer soluciones y explicaciones (no en la venta de productos).

La finalidad es convertirse en referente. Por ende, subir artículos interesantes no es lo único a tener en cuenta; además, hay que redactar con estilo y calidad.

 

La web puede cooperar con las ventas

 

Estos cambios requieren de tiempo y esfuerzo. Modificar una web y lograr que la empresa adopte un cambio de tal magnitud, no es fácil.

Pero, si logras transmitir a tus compañeros todo lo que un sitio tiene para ofrecer, probablemente decidan avanzar con este enfoque.

Coméntales que la web puede hacer esto (y más):

– Estar en contacto con clientes las 24 horas del día.
– Tener disponibilidad geográfica total.
– Ofrecer respuestas a todas las dudas de clientes potenciales.
– Automatizar procesos y realizar tareas sin interrupciones.
– Brindar información estadística muy valiosa acerca de las visitas.

Tu web es capaz de ser un compañero de venta ideal. Entonces, ¿te interesa darle un nuevo uso?

Ebook gratis pasos para hacer crecer tu negocio

Estas notas te pueden interesar