Warning: A non-numeric value encountered in /home/customer/www/uxbound.com/public_html/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5806

La situación se da en muchos (quizás demasiados) casos. Una empresa x quiere lanzar una nueva web. Lo primero que se hace es convocar a un diseñador. Se aprueba el presupuesto y se pide al creativo que proponga ideas.

¿El resultado? Proyectos largos, eternos, inconclusos, descoordinados, pobremente encauzados, desconectados de la lógica de la compañía.

El culpable no es el diseñador. En tal caso, ¿es el responsable de marketing o el profesional a cargo del sitio en la empresa? No interesa.

Este artículo no tiene como objetivo acusar a alguien en particular. El tema es así: puede que el diseñador sea un gran artista, pero una página debería renovarse (y existir) en base a una razón especial.

Queremos explicarte lo siguiente: hay cuatro pasos obligatorios a completar antes de contratar al diseñador. ¿Por qué? Bueno, simplemente porque una web puede ser estratégica y responder a objetivos claros y definidos. Entonces, ¿no sería conveniente examinar todos esos aspectos y luego pasar a la parte artística?

Bien, estos 4 puntos son esenciales:

1- Auditoría
2- Objetivo / Justificación
3- Copy
4- Wireframe

Vayamos por partes.

 

1- Auditoría

 

No tan rápido. Antes de arrojar la web actual al tacho de basura, realiza una inspección detallada de lo que hay.

Saber exactamente dónde estás parado (en términos web) será útil para vislumbrar el futuro, proponer mejoras, no caer en los mismos errores y tener un punto de partida.

Verás, no siempre es conveniente empezar totalmente de cero (salvo que todo el sitio y su contenido sean un completo desastre). Descarta lo que esté flojo, pero conserva lo que tenga solidez. Tenlo a mano.

Esto no quiere decir, claro está, que el material o los conceptos rescatados quedarán inalterados. Quizás sí, o tal vez se reciclen, muten, cambien de forma, etc.

POR EJEMPLO:

– Diseño y estructura
– Copy y contenido general
– Imágenes

 

2- Objetivos / Justificación de la nueva web

 

Bien, ahora es tiempo de pensar para qué necesitas una nueva web y qué uso le darás. ¿Acaso te parece un interrogante algo tonto? Es lo más importante de todo el proceso (y muchas empresas no dedican ni 1 minuto a pensar en esto).

No hacerlo sería similar a preparar las valijas, subirse al auto y comenzar a conducir sin tener la más mínima idea del destino. Como concepto de viaje, puede ser una gran aventura. Pero en el terreno web, no tiene mucho sentido no plantear un recorrido de antemano. Es malgastar o directamente tirar dinero.

Si te lo propones, tu sitio funcionará como una poderosa herramienta de venta o de vinculación. Tener una web por “el solo hecho de tenerla”, no es muy estratégico que digamos.

Así que, antes de lanzarse a toda velocidad por la ruta, es mejor reflexionar. Contar con un objetivo claro y conciso delimitará el trabajo que sigue a continuación. La estructura, el diseño y el copy deberán estar al servicio de dicha meta. ¿Ok?

Luego, define los perfiles, es decir, usuarios modelo. La web debe “hablarle” a estas personas y focalizarse en lo que buscan.

EJEMPLOS

nueva web

– El objetivo de smartling.com es que tomes una prueba gratuita y te pongas rápidamente en contacto con ellos.

nueva web

– El objetivo de klientboost.com es que aceptes recibir una propuesta que incluye consejos para mejorar el rendimiento de tu web, información de tu competencia y un presupuesto.

 

3- Copy

 

Una vez que determinaste objetivos y perfiles de la nueva web (y ya sabes qué dirección te interesa tomar), ingresa a la cancha el copywriting.

En esta etapa, el propósito general y las aspiraciones, motivaciones e ideas conceptuales pasan al universo de las palabras (porque eso es lo que harán tus usuarios cuando ingresen al nuevo sitio: leer).

Aquí no nos referimos al contenido informativo/inspiracional que generalmente se vuelca en la sección “blog” o “novedades”, sino a los textos de la home, los títulos y bajadas, las llamadas a la acción, los párrafos que hablan de tu empresa y sus intenciones, el espacio dedicado a “nosotros”, etc. O sea, todo lo que tiene una característica más vendedora y que busca incitar al cumplimiento de una acción o a tomar una determinada decisión.

Como mencioné, esto no puede estar librado al azar o a la imaginación del redactor. Sí, la creatividad juega un papel central, pero debe ser estratégica y 100 % ligada a los objetivos.

La creatividad per se puede ser una buena carta de presentación para el copywriter o puede hablar muy bien de su ingenio, pero debe existir una fuerte correspondencia entre la inventiva y la habilidad del redactor y las pretensiones de tu negocio.

Si bien el copy debe verterse en todo la web, presta especial atención a la parte superior de la home. ¿Por qué? Es simple, es lo primero que se ve al ingresar. Te invitamos a ver tres ejemplos que seguramente te servirán de inspiración.

 

4- Wireframe / Bosquejo de la nueva web

 

Avancemos. Como te habrás dado cuenta, hemos alcanzado el nivel 4 y todavía no ha entrado en escena el diseñador/desarrollador web. ¿Te avisamos o no que era preciso ir con calma?

Ok, ya estás en condiciones de bosquejar tu sitio. Esto es tan sencillo como dibujar en papel la estructura general de la home.

En esta instancia no es necesario bocetar las páginas interiores. Además, el look de la home va a marcar el camino a seguir para el diseño del resto.

Este bosquejo (también llamado wireframe) le será de enorme utilidad al diseñador ya que podrá ponerse a trabajar tomando como base o punto de partida las nociones generales expresadas aquí.

Para desarrollarlo, ni se te ocurra descartar todo lo obtenido en los puntos anteriores. El wireframe debe ser pensado sin perder de vista objetivo, perfiles y copy. El aspecto estratégico es el motor del procedimiento.

No hace falta ser un artista para obtener un buen resultado. Simplemente, puede lucir de esta manera:

uxbound wireframe nueva web

 

¿Listos? ¿Preparados? ¡Ya!

 

Ahora sí. Todo está listo para convocar al diseñador de tu nueva web. Es hora.

Organizá una reunión y compartile el desarrollo alcanzado en los niveles anteriores. Tienes muchísimo para transmitirle: objetivos, perfiles, textos, bosquejo y todo lo relevante que haya ido surgiendo.

Avanzá con paciencia. Explícale las intenciones de la nueva web y analicen juntos el wireframe. Sin abandonar la noción general, pide al diseñador que proponga mejoras e ideas superadoras. Aprovecha su experiencia y conocimientos. Discutan aspectos relacionadas a la gráfica y las imágenes que ilustrarán el sitio.

A partir de allí, comenzará el lógico ida y vuelta entre empresa y proveedor. Establece un cronograma de entregas por partes y (salvo que se trate una web de proporciones gigantescas) trata de que el proyecto no supere los 30 días. Mientras tanto, tu equipo puede focalizarse en el resto del contenido, en los testimoniales o casos de éxito y en otras opciones de copy para secciones internas.

No te pierdas en laberintos. Recuerda siempre que la página tiene un objetivo predeterminado. Todos los responsables deben trabajar en base a dicho propósito.

¡Buena suerte!

oferta de auditoría de marketing inbound

Estas notas te pueden interesar