Warning: A non-numeric value encountered in /home/customer/www/uxbound.com/public_html/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5806

Bienvenido al mundo del marketing de contenido. En este universo, tejer relaciones y participar de conversaciones es muy importante.

Por lo tanto, las palabras adecuadas, expresadas en el contexto correcto, te permitirán conectarte con los demás y te ayudarán a establecer lazos duraderos.

¿Con qué finalidad? Ok, vamos al grano.

Si te encuentras estudiando nuevos métodos de marketing para sumar clientes y ampliar tus ventas, seguro estás dedicando algo de tiempo a informarte y leer varias notas al respecto. En ese caso, es posible que ya estés familiarizado con estas palabritas: “marketing de contenido”.

¿Cuáles son los objetivos del contenido?

 

– Informar
– Entretener
– Inspirar
– Aconsejar
– Despertar curiosidad
– Enseñar
– Establecer feedback
– Solucionar problemas

Como te habrás dado cuenta, la palabra “vender” no está en la lista.

Vender un producto o servicio es una tarea a cargo del copywriting, pero no del marketing de contenido.

¿Cuáles son los objetivos del copywriting?

 

– Vender
– Persuadir
– Promover
– Convertir
– Incentivar a la acción

¿Ves la diferencia entre ambos? Si buscas construir confianza y que las personas te tomen como un referente, debes acudir al contenido.

De ser así, seguramente no querrás mostrarte como un vendedor. Al contrario, tienws que adoptar la figura de un consejero.

¿Y cuándo comienza la venta propiamente dicha?

 

Bueno, todo esto no quiere decir que dentro de una pieza de contenido no puede agregarse una pizca de copywriting. Justamente, el desafío es (de a poco) ir incentivando a los potenciales clientes a que hagan determinada cosa, o sea, comprar productos o servicios.

Pero hay que hacerlo lentamente y con cautela, a través de todas las etapas recorridas por los visitantes del sitio, desde el descubrimiento de un problema o necesidad, pasando por la consideración y finalizando en la decisión de compra.

Ahora bien, ¿qué habilidades debe reunir un redactor de contenido?

 

– Excelente nivel de redacción
– Buena ortografía
– Experiencia en blogging o redacción periodística
– Conocimiento en copywriting
– Capacidad de escribir sobre temas variados
– Manejo de distintos estilos (formal e informal)
– Espíritu creativo
– Trabajo en equipo
– Edición y corrección

¿Hola? ¿Con quién hablo?

 

Antes de comenzar con la redacción, es necesario identificar a la audiencia. Es preciso conocer muy bien el perfil de la persona con la que tienes intención de relacionarte por medio del contenido.

Ejemplo: un nuevo y equipado gimnasio definió sus clientes potenciales de esta manera:

– Pablo, un joven de 20 años que busca entrenar para aumentar su masa muscular.
– Marta, una señora mayor que quiere mantenerse en forma, realizar una actividad grupal y socializar.
– Luciano, un adulto de 35 años que sufrió una lesión en la rodilla jugando al fútbol y que necesita rehabilitación.

Si no sigues estos pasos, no estarás “hablando” con nadie en particular, y es factible que el esfuerzo sea inútil.

Características que debe tener el contenido para alcanzar tus metas

 

– Calidad y buena información
– Temas no perecederos (por lo menos, no en el corto o mediano plazo)
– Redacción simple y fácil de leer
– Título atractivo y que llame la atención
– Palabra clave de la nota dentro del título y en las primeras 100 palabras
– Subtítulos y destacados, para facilitar un barrido rápido
– Enlaces hacia otros artículos propios
– Pequeñas dosis de copywriting cuando se considere necesario

¿Listo para comenzar con el marketing de contenido?

 

Recuerda que la calidad es la regla principal. De esa forma, lograrás que tus lectores confíen en tu empresa.

¿Qué obtendrás como resultado? Seguidores, personas que te considerarán una fuente respetable de conocimiento.

Al cabo de un tiempo, sabrás quiénes están realmente interesados en tu compañía, en tus productos o servicios.

Y podrás girar la estrategia hacia una modalidad más vendedora, sin tener una actitud avasallante y sin sonar como un charlatán que solamente quiere ganar dinero.

Porque en ese momento, la relación entre empresa y potencial cliente ya se encontrará en un nivel de confianza y respeto mutuo.

Todo gracias al poder de tus palabras.

Ebook gratis pasos para hacer crecer tu negocio

Estas notas te pueden interesar